.

.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Empezamos de nuevo y una opinión sobre el rol.

Pues bueno, damas y caballeros, niños y niñas. Es hora de empezar con mi blog. O mejor dicho, retomar, ya que empecé esto hace 3 veranos y un millón de años. He llegado a un punto de mi vida, dónde en el ámbito de lo ocioso, solo pretende hacer lo que me guste, como me guste y con quien me guste. Soy una persona polémica, con opiniones polémicas, y aquí las pienso poner, no estoy para regalar oídos ni voy en busca de habituales, solo quiero volcar aquí mis pensamientos conforme vengan, me apetezcan y me interesen y a quien le moleste mi opinión lo tiene fácil, no leerme y punto, es lo que hay.

Por norma general, aprovecharé esto para poner a parir las muchísimas cosas que me irritan, así que estáis advertidos, quien avisa no es traidor y ahí vamos.

Hoy quiero hablar de uno de mis hobbys preferidos, si no el que más. Los juegos de rol.
La primera vez que jugué era un tierno infante de 8 años, jugamos a una especie de HeroQuest y nos hacía las veces mi master mi primo Bo, el resto de la mesa la componíamos yo mismo y mi otro primo y hermano del anterior Guillermo. Le tengo mucho cariño a esta partida, y me lo pasé en grande siendo un caballero que salvaba el reino de la invasión de los zombis piratas.

Más adelante comencé con los archiconocidos Warhammer, me encanta pintar miniaturas, aunque es un hobby al que no le dedico mucho tiempo. Y estos, junto a las amistades que conocí en el cybercafé Avalón (por desgracia ya cerrado) comencé a jugar a rol hará ya 10 años en la primavera del año 2003. Tenía yo 14 años. Mis primeros juegos fueron La Llamada de Cthulhu, Señor de los Anillos MERP y Vampiro.

Me quedo con los dos primeros y el último me parece una puta mierda que agrada más a un público con el cual comparto muy pocos gustos.
A lo largo de estos años me he hecho con una extensa colección de manuales con un total de 180 publicaciones diferentes (publicación arriba, publicación abajo) de rol entre manuales básicos, expansiones, pantallas, aventuras, guías y demás. Estuve en la edición de un fanzine durante 3 años y además he publicado unas cuantas aventuras online. No es mucho pero es lo que he hecho y lo considero suficiente para poder hablar del tema.

Además de estos manuales he leído todos y cada uno de ellos, los hay Old School y los actuales y definitivamente me quedo con los Old School.

En estos 10 años he perdido la cuenta de las partidas que he dirigido, de las que he jugado y de los juegos que he probado y he llegado a una conclusión. Me gustan las reglas.

Si, me refiero, que me gusta que cuando me siento a jugar, haya unas reglas definidas para crear un personaje, que haya dados, que haya ciertas matemáticas, que la tirada de dados surta efecto y tenga significado. Eso no quita, que no me guste interpretar, es más, me encanta, pero a la hora de la acción o de ver que sabe hacer mi personaje, quiero tener reglas y quiero tener mis tiradas de dados. No me gustan nada los nuevos sistemas, no me gustan los juegos de rol que se parecen cada vez más a un videojuego, ni los juegos en lo que describes todo de forma muy bonita y lo haces todo. Lo siento pero no, me gustan las reglas y si es un buen porcentual, un buen chaosium, mejor que mejor.

No quiero rol intelectualoide postmodernista de baratillo, quiero tirar dados, sacar críticos, que mi tirada de conocimientos me de la información que necesito, quiero saber como doy mi ostia, cuantos puntos de vida le hago.

Me da igual que los sistemas de estos juegos sean más o menos complicados, pero estoy harto de mordenidades, me sobran mucho, estoy harto de juegos pensados para One Shot. Quiero juegos para campañas, estoy harto de que solo sacan mierda que te tienes que comprar tres manuales para poder empezar a jugar, y que poder disfrutar de tu hobby sea un puto sacacuartos. Quiero manuales que con ellos solamente pueda empezar a jugar y a disfrutar y que las ampliaciones, solamente sean apoyos y cosas opcionales.

No creo que el rol esté muerto, creo que está más vivo que nunca. Solamente que no hay que perder el norte y seguir dándole caña al mono. Otra cosa, esta únicamente mi opinión personal y no es para nada la verdad absoluta y universal. Dicho esto, corto y cierro

No hay comentarios:

Publicar un comentario